11 ago. 2010

ANTING - ANTING

ANTING – ANTING

Las islas Filipinas, como cualquier otra zona geográfica, tiene sus diferentes creencias y costumbres, muchas de ellas basadas en aspectos míticos, leyendas y aspectos religiosos.
Hay una gran cultura relacionada al ANTING – ANTING o amuletos, y me atrevo a escribir en este blog este tema, porque mucho de las grandes eskrimadores los han usado para enfrentar sus grandes peleas, otorgándoles a los anting – anting poderes sobrenaturales, como decir que son mas rápidos, mas fuertes o incluso que pueden predecir qué golpe va a usar el contrincante gracias a su anting – anting.
Muchos eskrimadores han sido famosos no solo por sus habilidades en combate, sino por sus anting – anting.
Uno de mis pensamientos en el arte marcial siempre ha sido conocer la cultura, la historia la filosofía del mismo y de su país de origen, y creo que este tema nos puede dar una visión de la forma de pensar del eskrimador filipino.
Espero que lo disfruten.

También llamado AGIMAT o BERTUD, es la palabra que se utiliza en las Islas Filipinas para nombrar a los amuletos, puede ser representado como una cruz, una rueda, un triángulo, muchas veces son de oro y son utilizados como collares, otros anting - anting que se usan son piedras “que cayeron del cielo o que vienen del corazón de un árbol de plátano”.
Muchas veces se acompaña de un pequeño libro con diferentes “frases mágicas” que debe ser leído en los momentos especiales o momentos en que el propietario del amuleto necesita algo especial (como sobrevivir en una batalla), para poder llenar al anting - anting de poder y beneficios.
También puede verse en forma de una prenda de vestir escrita con palabras mágicas, pueden ser pedazos encantados de lodo, o se puede obtener de los líquidos que drenan de un cuerpo de niño que no haya sido bautizado y que haya sido exhumado, así como de un feto.
Otra forma de tener un anting – anting es llevando comida y bebida a los espíritus en un cementerio a la media noche en los días Miércoles o Jueves Santos.
Muchos eskrimadores usan anting – anting, recorriendo la historia, muchos guerreros filipinos los usaron en las batallas contra los españoles y los americanos.
MACARIO SAKAY uno de los héroes filipinos usaba un chaleco con imágenes religiosas y frases en latín para protegerse de las balas.
El Presidente FERDINAND MARCOS usaba un anting – anting que lo hacía invisible, este amuleto es una astilla de madera que le colocaron en la espalda antes de la batalla de Battan en 1942.
Pardo de Tavera define al anting – anting como un amuleto de poderes sobrenaturales que salva vidas.





EL ANTING –ANTING DE MANUELITO

Muchos de los Filipinos de más edad recuerdan a Manuelito, “El gran Tulisan”, quien hace mas de 50 años mantuvo al distrito de Laguna de Bai en un estado de miedo, era un ladrón que tenía una banda muy bien organizada, tenía muchos botes en las playas y lagos y muchos sitios donde esconderse en las montañas. En todos los pueblos no había quien no temiera enfrentarse a él.
La guardia civil había intentado capturarlo muchas veces sin lograrlo, en algunas ocasiones habían logrado vencer a su banda, pero Manuelito siempre escapaba, le dispararon muchas veces pero nunca pudieron herirlo, una vez incluso pudieron aislarlo de sus hombres y valientemente Manuelito rompió las líneas de la guardia civil y pudo escapar, 50 disparos pasaron cerca de él, pero no sufrió ni un rasguño.
La guardia civil no podía hacer nada contra Manuelito, incluso el pueblo sabia que Manuelito era invencible y aunque la policía prometía que lo capturarían, el pueblo sabía que no sería así, porque en su pecho siempre cargaba un famoso anting – anting que había recibido de mangagauay, “el creador de la vida y la muerte”.
Este anting – anting era una piedra cubierta con signos misteriosos, forrada de seda y la usaba colgada a su cuello, era tan efectiva, que incluso aunque una bala fuera disparada a unos cuantos metros de manuelito, su anting – anting desviaría la bala en otra dirección, este era el amuleto que siempre lo salvaba de la guardia civil.
Manuelito estaba muy orgulloso de su anting –a anting al grado de que cuando había fiestas en los pueblos el bajaba de las montañas junto con su banda y no le daba miedo que lo pudieran capturar, y muchas veces les pedía a sus compinches que le dispararan al pecho pues sabía que las balas no le podían hacer nada y que la bala cambiaria el rumbo. Muchas veces hizo eso delante de la gente sin que le pasara nada, por ese motivo el pueblo pensaba que no había un anting – anting como el de Manuelito. Durante muchos años estuvo protegido por su amuleto sin que le pasara nada, incluso llego a robar pueblos cercanos a Manila, pues sabía que la guardia civil no podía hacerle nada.
El gobernador cansado de esta situación, pidió a un grupo de Macabebes que capturaran a Manuelito, el cual se encontraba en Pasay cuando uno de sus hombres le dio la noticia de que los Macabebes irían por él, Manuelito en ves de huir, fue junto con sus hombres a encontrarse con ellos, hicieron unas trincheras en las colinas cerca de San Pedro Macati y ahí se dio la batalla, era algo tan sonado que incluso había gente en las colinas cercanas viendo la pelea.
Durante varios intentos los Macabebes fueron rechazados, pero como no conocían la derrota seguían intentando capturar a Manuelito y sus hombres hasta que lograron penetrar sus filas y los hombres de Manuelito huyeron, el mismo, intento huir pero los Macabebes le dispararon logrando herirlo, cayendo al piso muerto con más de 20 balas en el cuerpo, los Macabebes dieron caza a todos los miembros de la banda, logrando matarlos y destruir la banda.
Cuando los Macabebes perseguían a la banda, la gente bajo a las colinas para ver si en verdad Manuelito estaba muerto, era algo que no creían, pero era cierto, MANUELITO, EL GRAN TULISAN estaba muerto.

¿Qué paso con el anting – anting? ¿Perdió su poder?
Un hombre, con miedo y reserva desabrocho la camisa de Manuelito y tomo el anting – anting, el misterio estaba explicado, el centro del amuleto era una bala de plata, la explicación era que los Macabebes usaron la estatua de una Virgen de plata para hacer sus balas, las balas que hirieron a Manuelito eran de plata, y ante estas su anting – anting no funcionaba.

El amuleto fue tomado del cuello del gran Tulisan y se hicieron muchas copias del mismo, cientos de personas lo utilizan y cuando se les pregunta ¿Por qué lo usas, si con este mataron a Manuelito? La respuesta es:

SI SEÑOR, PERO LOS MACABEBES USARON BALAS DE PLATA, SI HUBIERAN SIDO DE PLOMO OTRA COSA HUBIERA PASADO. POBRE MANUELITO.





Como ven hay mil historias de los anting – anting, la de Manuelito es una más que refleja la fe que se tiene a dichos amuletos.
Hablando un poco más de lo que es el Kali Eskrima Eskrido, quiero compartir con ustedes una anécdota que sucedió a los fundadores de DOCE PARES al poco tiempo de haber creado nuestra organización:


En Septiembre de 1933, tuvo lugar un encuentro oficialmente consentido entre Teodoro “Doring” Saavedra y Pablo Alicante en Argao (sesenta y seis kilómetros al sur de la Ciudad de Cebú). Por oficialmente consentido quiero decir que el Alcalde y otros funcionarios estaban alertados sobre el combate. Antes del combate, Eulogio “Yoling” Cañete fue a “chequear” las habilidades de Pablo Alicante a petición de Lorenzo Saavedra. Alicante era un solitario y sobrevivía cazando serpientes y monos que más tarde vendía. Sobre como fue el encuentro, Alicante le pidió a Yoling que buscara un bananero maduro; encontraron uno. La historia cuenta que Alicante lanzo un golpe al árbol y este lentamente cayó.
Terodoro Saavedra, sin embargo, rechazó echarse atrás de la pelea, y ambos luchadores firmaron renuncias. Alicante era famoso por poseer un “anting-anting” que podía hacer que sus oponentes se quedaran “congelados”. Esto es lo que sucedió a Saavedra en el primer asalto, en el que terminó perdiendo. En el segundo asalto, Saavedra fue aleccionado para sacar de un golpe una piedra que Alicante llevaba en la boca, el supuesto anting-anting. Con la ayuda de las “oraciones” de Filemón “Momoy” Cañete y sus propias habilidades físicas, Saavedra fue capaz de lograrlo y ganar los dos siguientes asaltos, y por tanto, el combate. Como resultado de este combate, Saavedra fue considerado el mejor eskrimador de la isla de Cebu.





Como experiencia personal les contare que el año pasado en el seminario de SUPREME GRAND MASTER CACOY CAÑETE que se realizo para festejar su 90 aniversario en la escuela HPUSE OF CHAMPIONS en Los Angeles California, cuando llego el momento de las preguntas, una persona pregunto a SGM Cacoy acerca de este tema, el contesto que muchas veces tuvo que pelear contra gente con anting –anting, pero que a pesar de dichos amuletos siempre pudo ganar sus combates.
Le preguntaron si el usaba uno e inmediatamente contesto que SI, que tenía un anting – anting, se quedo unos segundos callado, sentado, apoyado en su olisi, todos estábamos expectantes, queríamos saber su anting - anting y en forma calmada, el mejor eskrimador de todos los tiempos, nos contesto:
Mi anting – anting es entrenar todos los días, nunca he dejado de hacerlo desde que empecé mi entrenamiento de Doce Pares, y sé que el día que deje de entrenar, moriré.


Espero que hayan disfrutado este tema tanto como yo lo hice al escribirlo, al menos a mi me dio otro panorama de la historia y creencias de los eskrimadores y en general de la gente de Filipinas.
¿Creer en el anting – anting?
¿Viajar ahora mismo a las islas Filipinas a conseguir uno?
No lo sé, ustedes tomen su decisión, mientras tanto sigamos avanzando en el camino del Kali Eskrima Arnis.

Maraming Salamat.
Lalo Palomares
C.N. 5to grado
Cacoy Doce Pares World Federation, México

1 comentario:

  1. Hola Lalo, muy interesante el post, siempre se aprende algo nuevo, sobre todo del amplio mundo de las Artes Marciales filipinas que posee una cultura muy rica y detallada. En mi opinión sobre este tema, los guerreros de varias culturas buscaban inspiración, coraje y poder en símbolos como amuletos, espadas, figuras, altares, etc. No estaría nada mal conseguir un anting-anting y así continuar evolucionando en el entrenamiento.
    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar