13 oct. 2009

LAS 5 CLAVES OCULTAS QUE MEJORARAN TU TECNICA.

Hola amigos.

Encontré este articulo entre mis viejos archivos, disculpen que no tenga la biografía del mismo, pero me parecio muy interesante y creo que puede adaptarse a cualquier arte marcial que entrenemos.
Espero lo disfruten y critiquen.

Lo colocare en 2 partes por la extensión del mismo.



Las cinco claves ocultas que mejorarán tu técnica.
¿Existen fórmulas mágicas para mejorar en el aprendizaje de las Artes Marciales?
Desde que el hombre es hombre ha dedicado sus esfuerzos a buscar atajos que hagan más rápido y efectivo su camino hacia los objetivos o presas que persigue. Si por fórmulas mágicas entendemos aquellas que sin más te hacen mejorar las respuestas, por supuesto que no. Reza el refrán que "no hay atajo sin trabajo" y ésta es una verdad universal. Si por mágico entendemos aquello que nos permite saltar de plano, avanzar por las laderas acortando el camino hacia la cumbre, la respuesta es Sí, por supuesto.Cada paso evolutivo ha tenido, sin embargo, un precio que pagar, cuando escoges algo siempre es mucho lo que se deja atrás y de lado. Pero ésta es la aventura del vivir, el reto del Ser humano. Muchos Maestros indican que el gozo está en el camino, no en la cumbre. Se puede, empero, disfrutar del placer de las vías alternativas en nuestro sendero y, desde luego, la cumbre siempre es la cumbre, si bien ésta posee significados muy diversos según quien la corone. Me explico: para unos la cumbre puede ser alcanzar la invencibilidad, para otros ser capaz de derrotar a los demás (¡qué no es lo mismo!), para los menos trascender el propio combate, ir más allá de lo dual.En este contexto la técnica es una herramienta indispensable para todo estudiante. Ella es en sí misma un atajo para alcanzar la excelencia, pero es en la forma de utilizarla donde encontraremos las claves ocultas que darán mayor eficacia a vuestro entrenamiento.

1. Interioriza el movimiento:

Cuando comenzamos a practicar todos los estudiantes pasamos por un etapa de desconcierto. El cuerpo parece no responder a la mente; emulamos los movimientos que nos enseñan, movemos brazos y piernas pensando que hacemos lo mismo que los demás… pero el espejo se empeña en desmentirnos. Durante el proceso de aprendizaje básico dividimos (o nos los explican así) los movimientos para irlos dominando paso a paso y, poco a poco, vamos haciéndonos con ellos. Juntamos las letras para hacer palabras y luego terminamos haciendo frases, hasta que por fin podemos escribir un libro. Uno de los trucos más efectivos durante estas etapas es el de aprender a interiorizar el movimiento. Para llevar a efecto tal cosa uno debe aprender a entrenar en solitario repitiendo las técnicas con los ojos cerrados. Y es que los seres humanos somos grandes dependientes de nuestro sentido de la vista para todo. Al anularlo repetidamente conseguimos identificar sensaciones que, de otro modo, tardarán mucho en integrarse en el conjunto de señales que maneja el cerebro para controlar el movimiento. Cuando un ataque de puño sale, genera una serie de roces, de angulaciones del tronco y las caderas que dan mayor o menor eficacia a su aplicación. En la pelea cuerpo a cuerpo el sentido del tacto es esencial pues uno puede no percibir visualmente qué hace el contrario mientras los cuerpos están entrelazados. Un pequeño cambio del peso puede anticipar la siguiente entrada en Judo, tanto como una mirada telegrafiar el siguiente ataque en Karate.Sentir el movimiento no es sólo visualizarlo, sino realizarlo a la par que integramos las sensaciones que lo acompañan. Esa información crea conductos dentro del trazado de nuestro sistema nervioso, autopistas, atajos que en definitiva ahorran energía que a la postre queda disponible para ser usada en forma de potencia y velocidad, o lo que es más importante, en forma de atención a las mil y una variables y situaciones que puede provocar nuestro oponente.La práctica continuada con los ojos cerrados dará alas a tu técnica, la hará más eficiente y, sobre todo, sobria. El combate es una situación siempre entrópica donde el que ahorra más termina venciendo, pues el que resiste vence.

2. "No tensión, no obstrucción".

Los procesos de aprendizaje suponen siempre un gran desgaste y esfuerzo. Esto suele ocurrir en la medida que al no saber que paquetes musculares hay que utilizar termina uno tensándolos todos. La Maestría siempre se mide por la fluidez en la ejecución, por la "complicada sencillez", la eficaz naturalidad del practicante. Si de entrada anulas la tensión estarás ahorrando un montón de energía y probablemente de lesiones. Tomemos por caso una técnica elemental como la patada frontal, en la primera parte de la técnica uno debe utilizar los paquetes musculares de la parte delantera de las piernas, cuadriceps. Toda tensión en este momento en sus antagonistas, ilíacos, entorpecerá su acción, sólo en el momento de completa extensión éstos deben tensarse. Al practicar aplicándonos en utilizar los niveles mínimos de tensión indispensables para mover nuestra extremidad, ralentizaremos los movimientos; esto dará ocasión al cerebro para comprender toda una serie de implicaciones del resto del cuerpo en el proceso. Si además lo hacemos con los ojos cerrados el aprovechamiento será múltiple, "sentiremos" como nuestro peso se desplaza sobre la pierna de apoyo, como la cadera asciende, como el tronco contrapesa nuestra acción (de otro modo caeríamos al suelo), como se estiran los músculos de los pies. Así pues enfócate en no tensar. Como en casi todo en la vida nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos. Cuando nos enfocamos en no tensar dejamos de interferir negativamente, ahorramos energía y descubrimos, sin gran esfuerzo, aquello que tardaremos mucho más por otras vías. Al contrario del viejo proverbio de los culturistas "no pain, no gain" ("sin dolor no hay ganancia") el artista marcial debería decir "no tensión, no obstrucción".


MUCHAS GRACIAS POR SUS COMENTARIOS, UN ABRAZO A TODOS
Eduardo Palomares
C.N. 5to grado
C.D.P.W.F.

2 comentarios:

  1. Hola Lalo.
    Este artículo es muy interesante y como bien dices es adaptable al estilo personal.
    Si no mal recuerdo es de Salvatore Oliva, pero pasa a ser de dominio general...Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. gracias por el comentario, no sabia quien lo habia escrito, pero como siempre nos ayudas a resolver muchas de las dudas.
    un abrazo enorme.
    saludos a tu tribu

    ResponderEliminar